La terapia floral

Desde el año 1976 esta terapia está reconocida por la OMS. Desde su descubrimiento, hace ya más de 70 años, se cuenta con mucha experiencia de su aplicación en todo el mundo. Muchas personas se han beneficiado y mejorado su bienestar. También hay investigaciones científicas que avalan su eficacia y numerosa bibliografía en todos los idiomas.  

En la TERAPIA FLORAL puede haber diferentes niveles de tratamiento.   Cada persona elige por qué, cómo y en qué momento la quiere utilizar. 
Cualquier persona con un mínimo de información puede preparar la combinación de Flores de Bach y tomarla él mismo (autotratamiento) o su familia. En situaciones de urgencia, con síntomas específicos o en aplicaciones locales. El Rescate no debería faltar en ningún botiquín doméstico. 

Hay otros momentos puntuales de trastornos específicos, por situaciones que ya han ocurrido o que se puedan prever, que tal vez requeriremos el asesoramiento de un TERAPEUTA PROFESIONAL para un tratamiento breve que nos ayude a solventar esos aspectos en concreto. (estrés, viajes, agotamiento, tener que tomar una decisión, una entrevista, una cita, un examen...)




La dificultad, muchas veces, estriba en saber que nos está ocurriendo y que sentimos. 
No siempre podemos identificar nuestro malestar emocional, ni los conflictos con los que nos vamos topando; con nosotros mismos, con nuestras relaciones o con nuestro entorno. A veces tampoco sabemos ver la actitud vital con la afrontamos las situaciones que se nos presentan.  Ni alcanzamos a descubrir que se esconde detrás nuestras enfermedades, de nuestros males físicos y psíquicos.

Si nuestro interés es hacer un tratamiento más profundo, donde abordar todas estas cuestiones, precisamos la intervención de un
TERAPEUTA PROFESIONAL CUALIFICADO, que nos acompañe en este PROCESO TERAPÉUTICO